Wedding planner, una apuesta segura para tu boda

Cuando recibes la visita de una novia acompañada de su wedding planner es cuando te das cuenta de la diferencia entre contar con la ayuda de un profesional o hacerlo tú. Tras más de 25 años fotografiando bodas, distingo la diferencia entre las novias que llegan radiantes y seguras, de aquellas que parecen agotadas por la auto-gestión de su propia boda. Planificar una boda conlleva tantos detalles y el deseo de que todo salga perfecto es tan grande, que es una pena cuando las oyes decir “qué ganas de que pase todo” y “estaba tan pendiente de que todo fuera bien, que se pasó el día y no me enteré de nada…”. Por eso, mi consejo es “disfruta de tu boda y no lo dudes, invierte en un wedding planner. El gasto no será más de un 5-10% del coste total de la boda y realmente merecerá la pena. Te resumo mi reflexión en tres razones: control, ahorro y éxito.

Tres razones por las que deberías contratar un wedding planner

1.-Es imposible que lo controles todo… pero los wedding planner sí lo hacen. Planificar una boda implica resolver tantas cuestiones que no sabes ni por dónde empezar. Además, las ganas de que todo salga perfecto te harán dudar hasta el último día de si has acertado con la elección. Entras en Internet y comienzas a ver mil fotos de bodas, con detalles que te enamoran, pero no sabes cómo conseguirlos.  Ahí es donde comienzas a descubrir las mil ideas, recursos y contactos del wedding planner. Sólo con explicarle qué quieres, sabrá  qué necesitas y cómo conseguirlo. Ya sea una boda religiosa, civil, en el campo, en la playa, o incluso tus bodas de plata o de diamante.  Cada una tiene sus particularidades y todo está bajo el control y el alcance del wedding planner. Conoce las mejores opciones de proveedores, catering , fotógrafo de bodas y mil detalles en los que ni habías pensado y que harán que tu boda sea aún más especial y perfecta de lo que habías imaginado

2.- El tiempo es oro no es un decir, sino una realidad.  Entre el trabajo y la rutina diaria, encontrar tiempo para visitar proveedores puede ser una odisea.  Es aquí donde el wedding planner será tu mejor aliado: te ayudará a controlar los tiempos, visitará por ti a los proveedores que sabe que casan con tus exigencias y que no te van a fallar. Además,  te ofrecerá varios presupuestos, por lo que el ahorro también será económico. Siempre al día de las últimas novedades,  te ofrecerá las mejores ideas y opciones, ahorrando en quebraderos de cabeza y ganando en satisfacción y tranquilidad. Pero hay que contar con otro ahorro: el del desgaste emocional dentro de la misma pareja. Es inevitable que uno de los dos esté más dedicado a  la organización de la boda que el otro.  Eso puede llevar a disputas que acaben distorsionando  la perspectiva del que debería ser  uno de los días más bonitos de tu vida. Y según se acerque el día, entre los nervios, el cansancio y las dudas por decisiones de última hora,  lo normal es que vaya a peor…Por todo ello, lo mejor es encargar todo ese trabajo al organizador de bodas y limitarte a dar tu visto bueno y a disfrutar visualizando lo bien que va a salir todo.

3.- El éxito no solo lo aseguran las mejores elecciones, sino que, además, todo debe salir perfecto. Cuántas parejas no han podido disfrutar de su gran día porque estaban pendientes de que los invitados estuvieran bien, de los tiempo del catering, de si dentro hacía frío o calor y mil imprevistos que pudieran darse. Si quieres que todo fluya con la magia que soñaste, haz que tu wedding planner coordine todo y vosotros y vuestra familia, limitaos a disfrutar del gran día.

" VEO LO QUE OTROS MIRAN Y NO VEN "

Jesús Aldebarán